Contexto: Asia Sudoriental

A principios del siglo XX la conquista del Asia sudoriental por el Occidente ha concluido. Sin embargo, la colonización suscita el nacionalismo. La toma de conciencia de la opresión exterior provoca la afirmación de la personalidad nacional y de la unidad étnica. El imperialismo occidental crea, así, la rebelión contra él mismo. Pero Asia se rebela también contra las formas atrasadas de su propio pasado; un mundo semi-feudal va transformándose penosamente en un mundo moderno. Los principales focos nacionalistas aparecen allí donde la penetración occidental ha sido más profunda.

Aunque no ejerciera ninguna influencia sobre el resto de Asia, la revolución Filipina de 1896 es el primer movimiento que puede llamarse propiamente «nacionalista». Todo debido a la ocupación española, a la organización que los propios españoles habían impuesto y a la profunda opresión y poder ilimitados de los gobernantes y la iglesia. Así, durante los trescientos años que duró la ocupación española, hubo, frecuentes y diversas revueltas que bien podrían ser el principio, de movimientos locales provocados por el trabajo forzoso, los impuestos aplastantes, los abusos de los grandes propietarios o la discriminación con respecto a los sacerdotes filipinos.

Pero a principios del siglo XIX empezó a surgir un verdadero nacionalismo. La proclamación de la República española (1868) fue seguida de una liberalización de la política colonial un número cada vez mayor de filipinos iba a estudiar a Europa. Pero el restablecimiento de la monarquía puso fin a este período y reanimó las revueltas.

Una vez proclamada la República en 1896, los filipinos entraron en contacto con EU, país que luchaba de por si contra España en Cuba. Y ya en 1898 el almirante Dewey destruía la flota española en la bahía de Manila. Pero la colaboración cesó inmediatamente cuando los filipinos se dieron cuenta de los objetivos expansionistas de sus aliados. Más tarde, por el tratado de París, España cedía Filipinas a los Estados Unidos por 20 millones de dólares.

El fracaso de la lucha armada hizo comprender a la élite intelectual que, para luchar victoriosamente contra Occidente había que servirse de sus propias armas. Abandonando la sabiduría oriental esta elite emprendió ardorosamente el estudio de la ciencia europea. Esta voluntad de ‘modernización’ se vio alentada por los ejemplos del Japón y China: la industrialización de Meiji, las reformas de K’ang Yu-wei y LiangCh’i-ch’ao, la victoria de Port-Arthur (1905), de inmensa resonancia, la revolución china de 1911 y los tres principios del pueblo de Sun Yat-sen.

Siam, único país independiente del Asia meridional, se modernizaba también y a pesar de su régimen de monarquía absoluta, aparecía como un Estado Moderno a los ojos de los nacionalistas de los países vecinos. Pero el nacionalismo se vio también involuntariamente favorecido por la propia, acción colonizadora. La influencia ideológica fue un factor, muy importante a través de la circulación clandestina de libros prohibidos. Desde Rousseau a Lenin, obras de filósofos y hombres políticos de Occidente eran leídas ávidamente por la juventud intelectual. En ellas descubrían con sorpresa la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, los principios de 1789, la afirmación del derecho de las naciones a disponer de sí mismas, las luchas nacionales del siglo XIX europeo, el inmenso alcance de la Revolución de Octubre y los ideales de libertad e igualdad en que se fundaban las democracias europeas no aparecían en ninguna parte en sus colonias, contradicción interna que sólo podía explicar el marxismo-leninismo.

Nada ilustra mejor los opuestos resultados que puede tener la política colonial con respecto a los propios proyectos de los colonizadores, como el desarrollo del malayo en Indonesia y del quôcngu en el Vietnam.

2 comentarios:

Union dijo...

Jovenes Mexican@s, los saluda un joven argentino.
Principalmente les escribo para felicitarlos por el blog. Me interesaría saber por qué, que motivo los llevó a hacerlo.
Y por otra parte soy estudiante de historia, y aquí en Argentina, todos los libros sobre Viet Nam, fueron quemados o destruidos por la dictadura militar pues eran utilizados por los guerrilleros y militantes populares como formacion teorica e historica. Así que aquí no se consigue nada de todo lo editado, y tampoco de lo que se traía de Mexico y Cuba. Por eso les quería preguntar si hay alguna forma de adquirirlos desde Mexico para traerlos. Estoy particularmente interesado en la obra de W. Burchett, y de su obra me interesan funamentalmente los títulos: HABLA VIETNAM DEL NORTE, y POR QUÉ TRIUNFA EL VIET CONG.
Espero me puedan dar alguna información.
Saludos y salud.
Martín
flntioho@gmail.com

Sukky dijo...

Un saludo desde México.
He decidido contestarte directamente a tu e-mail, no sin antes ofrecerte una disculpa por la tardanza, espero la información te sea de utilidad.